0

Bilbao en Euskadi

Publicado por el .

Festivales y conciertos de relumbrón sitúan al País Vasco en el epicentro musical europeo
Nombres con la pegada de Shakira, Amy Winehouse, Coldplay o Judas Priest certificarán el poderío de las plazas locales
En este periódico hace mucho que escribimos que el Gran Bilbao es la tercera capital de conciertos de España, tras Madrid y Barcelona, megalópolis imbatibles por el mero hecho demográfico, pues hasta nos quintuplican en población. La estupenda oferta local de música en vivo se extiende a las otras dos capitales vascas, a San Sebastián (festival de jazz, el complejo de Anoeta, donde han descargado Coldplay, U2, Springsteen, Guns N Roses, Rolling Stones, Neil Young…) y Vitoria (festival de jazz, el Azkena, un local de conciertos como el Buesa Arena…).
Los macroconciertos de aforos milenarios son habituales, pues existen varios recintos para acogerlos. En el Gran Bilbao, tras muchos años vetado con la excusa de cuidar el césped, el estadio San Mamés ha albergado los megabolos de los Stones, Springsteen y AC/DC, y en verano hará lo propio la mundialista Shakira. La plaza de toros de Vista Alegre también ha contabilizado llenos con Estopa, Bisbal o Alejandro Sanz, por ejemplo. Y el BEC, sito en Barakaldo, es el local más recurrido actualmente. Su aforo máximo oficial de unas 16.000 personas lo han llenado Fito, Rammstein, El Canto Del Loco, Juanes y la mentada Shakira. Eso por no hacer memoria con los grupos de reconocida fama global que han escalado a los festivales del monte Cobetas, BBK Live y KobetaSonik. Apunten: Metallica, REM, Police, Pearl Jam, Lenny Keavitz, Kiss, Iron Maiden, Judas Priest…
En concreto, la emoción por Bilbao como plaza fuerte de macroconciertos se ha acrecentado en recientes semanas con los anuncios de las próximas visitas de los heavies Judas Priest al BEC (31 de julio), la sensación canadiense del pop mundial premiada con un Grammy Arcade Fire en la explanada del Guggenheim (13 de julio, aforo limitado a 7.000 personas), la larga lista de figuras que participarán en el VI Bilbao BBK Live, encabezadas por Coldplay (7 de julio), Amy Winehouse (8 de julio) y The Black Crowes (9 de julio) o la ubicua Shakira en el estadio de San Mamés (4 de junio).
Buenos clientes
Tales macroconciertos mueven a decenas de miles de personas que pagan la entrada y gastan en las barras hosteleras, cuyos precios caros son otra fuente de ingresos apenas fiscalizada. A veces los visitantes foráneos ocupan los hoteles, comen en restaurantes y visitan el Guggenheim, el Artium o el Acuario de San Sebastián, por ejemplo. Por eso las instituciones que suelen subvencionar semejantes encuentros alegan que se recupera la inversión en forma de impuestos. Un conocedor de las cifras que se manejan es el director de la SGAE en Euskadi, Ignacio Casado, quien tiene claro por qué se ha escalado hasta esta posición. «Gracias a la mejora de las infraestructuras, en primer lugar. En segundo lugar, por el compromiso asumido por las administraciones públicas. Y tercero, por la existencia de promotores líderes a nivel internacional».
Casado reconoce el papel de las subvenciones en conciertos de este calibre. «Los apoyos de las instituciones son y han sido muy importantes en este sentido». La SGAE recauda, para reenviarlo a los autores de las canciones, el 10 % de la taquilla y el 10 % del caché si el concierto es gratuito. Sobre si los macroconciertos suelen falsear las cifras como sucede en otro tipo de eventos más reducidos (bolos en salas, en bares) o simplemente no pagan, asevera Casado: «Se impone la seriedad. Son conciertos que tienen un seguimiento muy riguroso».
«Gusta por su gente»
Hasta hace poco, la gran promotora de conciertos vasca era la donostiarra Get In, representante además de La Oreja de Van Gogh, Amaia Montero, etc. Rechazando los tópicos de rivalidad provincial, su rector, Íñigo Argomaniz, reconoce las virtudes de Bilbao para celebrar grandes conciertos. «Sí, es una magnífica plaza. Resulta atractiva para cualquier promotor de cualquier parte. En Bilbao está el BEC, un recinto con características muy concretas sin parangón en el resto del País Vasco. Seguramente nos tendríamos que ir a Barcelona o Madrid para encontrar algo similar».
Además, Argomaniz se enorgullece de una marca personal: «La promotora que más conciertos ha realizado en el BEC de Barakaldo o en La Casilla de Bilbao es Get In. Por lo cual, seguiremos programando en estos recintos como venimos haciéndolo en nuestros 20 años de trayectoria. El BEC es un recinto estupendo para conciertos como el de Judas Priest con Motörhead y Saxon».
El concierto que cita es de heavy metal, cuyo público es fiel y sigue a sus bandas adoradas en manadas. La promotora española de heavy metal más importante de España es la barcelonesa RockNRock. Sus giras internacionales suelen seguir este itinerario: Madrid-Barcelona-Barakaldo, aquí gracias a la sala Rock Star, que puede comprimir hasta a 2.000 personas entre sus cuatro paredes. Arán, su responsable de prensa, certifica el tercer puesto nacional de la metrópoli: «Además de por la buena respuesta del público, Bilbao es una ciudad que gusta mucho a los grupos por su gente y la situación geográfica».
Arán disecciona los puntos positivos del público vasco. «Bilbao es una ciudad muy bien comunicada y, de hecho, a la mayoría de conciertos acude bastante público de San Sebastian, Vitoria, Pamplona y poblaciones más pequeñas. La asistencia es similar y a veces superior a Madrid y Barcelona. Cuenta con buenos recintos y salas de conciertos muy preparadas como RockStar o Santana 27». También los medios de comunicación apoyan a los grupos metálicos. «Se interesan por los artistas y nos ayudan a promocionar los conciertos. Esto crea una cultura y el público lo agradece».

Te puede interesar

Escribe un comentario