0

El caos y el clasicismo de la época de entreguerras en el Museo Guggenheim

Publicado por el .

El Museo Guggenheim acoge la muestra “Caos y clasicismo: arte en Francia, Italia, Alemania y España, 1918 – 1936”, con el objetivo de mostrar la transformación de la cultura europea en el  período de entreguerras. Una época donde el artista quería recuperar cierto orden, los valores y cierta organización. Por ello se vuelve al equilibrio y a una contundencia de formas, alejándose de los experimentos vanguardistas como el futurismo o el expresionismo.

La muestra reúne más de 150 obras de distintas disciplinas como la escultura, pintura, fotografía, cine, moda, arquitectura o artes decorativas, de artistas como Georges Braque, Carlo Carrà, Giorgio de Chirico, Otto Dix, Pablo Gargallo, Fernand Léger, Aristide Maillol, Ludwig Mies van der Rohe, Pablo Picasso, Gio Ponti, Émile-Jacques Ruhlmann o August Sander.

Dividida en ocho secciones, que no siguen un orden cronológico estricto, nos irán descubriendo las preocupaciones, ambiciones y pensamiento europeos en el “retorno al orden ” de la difícil época de entreguerras. La primera sección es una introducción donde podemos ver 15 grabados de Otto Dix titulados “La Guerra”, que describen la situación causada por la Primera Guerra Mundial, yuxtapuestas aparecen las esculturas de Maillol,  Guénot, Amleto Cataldi y Anton Hiller, ejemplos de la rehabilitación del cuerpo humano tras la Guerra, según los antiguos cánones clásicos.

La siguiente sección, examina el gusto “recuperado” por la escultura clásica simbolizando el arquetipo del ser humano, como nos muestra la obra de Julius Bissier,  Pablo Gargallo, Mario Sironi, Heinrich Hoerle y Suzanne Phocas. La tercera sección nos muestra la contraposición de  la fragmentación y experimentación del Cubismo con los modelos clásicos de artistas como Picasso o Braque. Un interés por las raíces de la civilización se ve en la obra de Julio González, Edward Steichen, Henri Laurens o Léger. Esa inspiración clásica se ve también en el cine, la moda o las artes decorativas por ello, en la siguiente sección vemos fragmentos de películas de Jean Cocteau, fotografías de Florence Henri u objetos de diseño de Gio Ponti o mobiliario de Madeleine Vionnet. Una sección aparte merece la escultura, donde veremos obras de Georg Kolbe,  Rudolf Belling, Marcel Gromaire y Fernand Léger, Massimo Campigli y Ubaldo Oppi.

La arquitectura también tuvo su propia concepción del clasicismo, uniendo el pasado arquitectónico con el presente más industrial, ejemplo de ello son los diseños de Le Corbusier o Giuseppe Terragni. También la Nueva Objetividad alemana y el Novecento Italiano tiene su espacio, con obras donde el rigor en los movimientos y el deseo de capturar la realidad objetiva, se plasman en sus obras, sobre todo naturalezas muertas y retratos (de autores como Hofer, Morandi, Feliu Elias o August Sander).

El cuerpo humano es el protagonista absoluto de todo el cambio, se convierte en una garantía de autenticidad, contraponiéndose a la mente, destacan los nuevos retratos de Giorgio de Chirico, otros artistas toman el tema del deporte como Lorenzo Lorenzetti, imágenes de circo  y de la comedia de’ll arte lo utilizaron un grupo muy diverso entre los que destacan Erich Heckel o Juan Gris. Algunos ven en el tema de los juegos olímpicos, una visión aleccionadora hacia las raíces culturales de la perfección, así grabo la cineasta nazi Leni Riefenstahl su película sobre las olimpiadas, de los que se exponen algunos fragmentos.

Hasta el 15 de mayo

Te puede interesar

Escribe un comentario