1

El Superflat de Murakami sigue en Bilbao

Publicado por el .

Flor de loto (rosa), 2008

Flor de loto (rosa), 2008

Los aficionados a la cultura nipona ya tiene una excusa para dejarse caer por el Museo Guggenheim. Desde el pasado 17 de Febrero y hasta el 31 de Mayo, la exposición del autor japonés Takashi Murakami ocupa sus estancias.

Dada su gran capacidad de adaptación a las distintas técnicas artísticas, este autor es una celebridad en áreas tan variadas como el diseño, la animación, la moda y la cultura popular.

El evento permite recorrer de forma retrospectiva una larga trayectoria artística marcada no sólo por la tradición artística japonesa, sino también por corrientes más novedosas como el anime, el manga, el movimiento Pop americano o el Surrealismo europeo.

A través de las 90 obras de la exposición se puede observar en directo el llamado Superflat, un movimiento artístico creado por el mismo autor, con el fin de representar lo que en su ideario denomina cultura Poku, unión del Pop y del otaku japonés.

Y es que aunque el autor se decantó por estudiar en la Universidad el arte nipón más tradicional, concretamente, el Nihonga – estilo pictórico japonés-, lo cierto es que pronto descubrió que si había algo que definía la cultura contemporánea de su país era el otaku, término empleado para referirse al gusto, a veces excesivo, de los japoneses por el anime y el manga.

Todo este universo Murakami se plasma a nivel formal en múltiples muñecos, dibujos, objetos y productos artísticos y de marketing de colores intensos y planos, que reúnen desde auténticas obras de coleccionista con su correspondiente precio desorbitado, hasta pequeñas figuritas para colgar en el móvil mucho más asequibles.

Por cierto, su obra conocida son las famosas flores con cara y los personajes Kaikai y Kiki, de los que ya existen películas cortas para narrar sus aventuras.

La exposición organizada por el MOCA, Museum of Contemporary Art de Los Ángeles, ya ha estado en Nueva York y Frankfurt y hoy en día, su paso por Bilbao constituye una oportunidad única de conocer un arte transnacional que todavía dará mucho de que hablar.

Foto: vía guggenheim-bilbao

Te puede interesar

Un comentario

  1.   Rafa dijo

    Precioso, muy buen artículo.

Escribe un comentario