0

La Estación de Santander

Publicado por el .

Llamada también Estación Bilbao-Concordia o de La Concordia, contigua a la estación de Renfe Bilbao-Abando, es la cabecera de las líneas de los ferrocarriles de vía estrecha que une el área cantábrica con el norte peninsular.

296286379_f96d279a22

Original vista de la Estación

Este bello edificio de estilo modernista, junto con el Teatro Arriaga es uno de los exponentes del patrimonio arquitectónico bilbaíno de la Belle Époque. Construido en el año 1902 con visión de futuro pues se hizo en la ampliación de la ciudad, exhibe en su fachada un gran rosetón que fue restaurado en el año 2007 a la vez que se renovaba todo el interior, dotándolo de comodidades para los viajeros y conexiones con las líneas de autobús que recorren la ciudad.

La renovación incluye la puesta en marcha del viejo tren de La Robla, un transportador de hulla que ahora llevará cientos de pasajeros.

Haciendo un poco de historia, la estación era la cabecera de la línea en Vizcaya del ferrocarril de Santander a Bilbao y servía tanto al transporte de pasajeros como mercaderías. Las líneas de vía estrecha de la cornisa cantábrica se idearon para hacer frente a las dificultades orográficas y económicas que supone la geografía del lugar, aunque dicen que este ferrocarril debió competir con otra gran obra de ingeniería:  el Canal de Castilla, que visitamos en absolutvalladolid.   La partida tuvo dos ganadores, el ferrocarril para el transporte y el Canal para senderismo y turismo.

La estación de La Concordia acepta un nuevo desafío: sumarse a la actividad cultural y social de la ciudad a partir de la difusión de la historia y el conocimiento de las nuevas tecnologías aplicadas al transporte ferroviario. Para ello se proyectan unas mejoras que permitirán a los pasajeros por una parte observar el movimiento de la central de control, y por otra disponer de un auditorio para espectáculos y salas de reunión.

Por supuesto, en la antigua Sala de Exposiciones seguirá funcionando el Museo de Trenes, que muestra a través de más de cinco mil piezas a escala  procedentes de todo el mundo, la historia del tren desde 1889 a la actualidad. Algunos domingos parece que hay una feria donde los entusiastas y coleccionistas pueden intercambiar sus piezas, asociarse y compartir su pasión por el ferrocarril.

Foto: vía Flickr

Te puede interesar

Escribe un comentario