0

Gran Casino Nervión: huésped de un edificio histórico

Publicado por el .

El Gran Casino Nervión está ubicado en dos plantas del edificio de la Sociedad Bilbaína, que durante los locos años 20 ya era un salón de juegos.

gran-casino-bilbao

Imagen de la web del Gran Casino Nervión.

La monumental arquitectura del edificio nos habla de un pasado elegante y distinguido y un presente de cultura y esparcimiento. La Sociedad Bilbaína, creada como un espacio de encuentro y recreación para los habitantes de la ciudad, fue fundada en 1839, y en 1913 inauguró el edificio en el que está desde entonces, a pocos metros de la Plaza Circular, una construcción de notables características y estilo inglés que desde el año 2000 forma parte de los Bienes Culturales en la categoría Monumento.

El edificio consta de una planta baja, de inusuales características, pues tiene una extensa entrada y se destaca la imponente escalera en forma de espiral; una primera planta en la que se encentran las oficinas y los archivos de la biblioteca, una segunda planta que alberga los salones de estar, las salas de lectura y la biblioteca. El tercer piso es un amplio espacio en cuyo centro se lucen dos columnas jónicas, y en el último se ha instalado el gimnasio, cocina y vestuarios.

Posee un importante patrimonio artístico rico en obras pictóricas y bibliográficas, donde se destaca su colección de documentos y mapas antiguos, y es uno de los verdaderos protagonistas de la vida cultural de la ciudad, relacionándose con otros clubes y participando en actividades deportivas, como caza y esquí; por otro lado, su programa cultural incluye conferencias y conciertos.

Por su parte, el Casino no se limita a ofrecer actividades lúdicas, sino que también ha programado una variedad de espectáculos artísticos y culturales realmente enriquecedores; tiene una exposición de pintura que incluye artistas como Cárdenas, Marzol y Usabiaga entre otros, y tiene un precioso restaurante.

Forma parte del patrimonio de la Sociedad Bilbaína.

Te puede interesar

0 comentarios

Escribe un comentario